Palabras de la Encargada de Negocios, a.i. Roxanne Cabral por el 4 de julio

Excelentísimo Señor Juan Carlos Varela, Presidente de la República de Panamá; Su Excelencia Isabel St. Malo de Alvarado, Vicepresidenta y Canciller de la República; Autoridades del Gobierno de Panamá; Colegas del Cuerpo Diplomático; My Fellow Americans; Invitados todos.

¡Bienvenidos a nuestra celebración de la independencia de los Estados Unidos!

Los pueblos de Estados Unidos y Panamá comparten un legado especial.  Se podría decir que desde la independencia de Panamá nos recuerda que somos aliados en el deseo de hacer nuestras naciones más prósperas, libres y seguras.

Hoy es un día para reafirmar los valores mutuos de libertad, democracia, respeto por el estado de derecho y la transparencia y la autodeterminación.

Panamá no es un experimento para nosotros.

Estamos unidos en esta región; en seguridad, en comercio, en reforzar la democracia.

Las cifras hablan por sí solas:

  • Aportamos sesenta millones de dólares cada año a través de nuestros programas de seguridad para reforzar los equipos y entrenamiento de la Fuerza Pública.  Como resultado, ochenta toneladas de narcóticos fueron requisadas por las fuerzas de seguridad panameña.  Cantidad mayor que todos los países centro-americanos juntos.
  • Nuestros helicópteros han transportado casi cien toneladas de equipo y más de tres mil unidades del SENAFRONT hacia la frontera entre Panamá y Colombia.
  • Felicitamos al SENAFRONT, SENAN, Policía Nacional, y Migración por el arduo trabajo de sus agentes quienes con su empeño han permitido el logro de treinta mil captaciones biométricas bajo el programa Bitmap.
  • Nuestro programa regional de seguridad aportó un millón doscientos mil dólares para apoyar a líderes comunitarios jóvenes en sus programas dándole la oportunidad de forjarse un mejor futuro para ellos y sus familias.
  • hace tan solo dos semanas, clausuramos el programa humanitario Nuevos horizontes, mediante el cual realizamos siete mil dos cientos citas médicas y tres cientos quince cirugías a pacientes panameños, en conjunto con el Ministerio de Salud.
  • La creación de un superfondo ambiental por valor de cuarenta y seis millones de dólares para garantizar la conservación de las áreas protegidas en el Chagres y el Darién.
  • Por otro lado, el intercambio de estudiantes universitarios es otro aspecto que nos une.

A través de ello, ayudamos en el desarrollo de las nuevas generaciones.

Casi nueve mil estudiantes americanos estudiaron en Panamá en los últimos diez años.  Mientras que Panamá envía unos dos mil estudiantes por año a los Estados Unidos.

  • Logramos prevenir la pérdida de casi diez millones dólares por año a ganaderos de Panamá a través de la erradicación del gusano barrenador.
  • Compañías americanas contratan personal netamente panameño en todos los niveles y provenientes de las comunidades del área. Tenemos aquí presentes   representantes de la Terminal Internacional de Manzanillo y de AES que generan casi cuatro mil empleos en Colón.  Manzanillo invierte seiscientos mil dólares cada año en proyectos sociales.  Nuestros patrocinadores de hoy invierten en programas sociales    en las comunidades donde se encuentran.
  • Desde que el Cuerpo de Paz inició su programa en Panamá en mil novecientos sesenta y tres, casi tres mil voluntarios ofrecieron y ofrecen dos años de su vida en proyectos para el desarrollo de las comunidades más necesitadas del país.
  • A través de la Marea Roja aprendimos que “sí se puede.” A mis amigos panameños: ¡Felicidades a la sele!   Aquí también está su barra.

Hoy celebramos una relación que es fraternal, histórica y constante.  Fortalece las aguas del canal que suben a todos los barcos, literal y figurativamente.

Es un honor para mí seguir ampliando los sólidos lazos   entre nuestras dos naciones.

Señor Presidente, Señora Vicepresidenta y demás autoridades del gobierno de Panamá, gracias por su amistad, su trabajo y dedicación por unir a nuestros pueblos.

Gracias a todos y por favor disfruten el evento.