Mensaje del jefe de misión interino con motivo del Día de la Independencia de EE.UU.

Panamá, 3 de julio de 2020. -Cada año celebramos el Día de la Independencia de los Estados Unidos de América el 4 de julio. La fecha marca el día cuando, en 1776, las trece colonias declararon su independencia de la Corona Británica. Este año en particular, me he estremecido al recordar el preámbulo de nuestra Declaración de Independencia:

“Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.”

He reflexionado sobre cómo nuestro país se ha mantenido a la altura de estos grandes ideales. Pero también sobre cómo ha fallado en cumplir las expectativas de estas mismas palabras, 244 años después de su promulgación. Nuestra democracia ha resistido una Guerra Civil, ataques de otros países y actos terroristas. Hemos realizado transiciones pacíficas del poder 45 veces. Hemos puesto en marcha leyes que garantizan la protección de todos nuestros ciudadanos, independientemente de su género, etnia u origen.

Sin embargo, los acontecimientos recientes en los Estados Unidos nos recuerdan que, en la búsqueda de la “más perfecta unión” a la que nuestra Constitución aspira, nuestra labor como ciudadanos aún no ha concluido. El legado de la esclavitud – desigualdad y racismo sistémicos – continúa siendo una realidad para demasiados afroestadounidenses. El mismo año que nuestra Corte Suprema afirmó el derecho al trabajo libre de discriminación basada en el sexo a todos los estadounidenses, nuestros compatriotas continúan su larga lucha para un trato igualitario sin importar el color de su piel.

La tristeza que siento al ver que nuestro país continúa luchando contra los males del racismo después de tantos años se topa con una creciente esperanza, al ver que estadounidenses de todas las procedencias alzan sus voces para exigir cambios, rendición de cuentas e igualdad. Tenemos mucho trabajo por delante a medida que seguimos construyendo la más perfecta unión a la que aspiramos. El respeto por los derechos humanos fundamentales – vida, libertad y la búsqueda de la felicidad – es lo que hace que nuestra democracia sea fuerte y es parte de lo que celebramos hoy en todo el mundo.

A medida que nuestros países se enfrentan a la pandemia del coronavirus, Estados Unidos sigue trabajando para contrarrestar nuestra historia de tosco individualismo con las responsabilidades que tenemos de proteger a nuestros ciudadanos y nuestras comunidades. Lo mismo sucede en otros lugares del continente que compartimos. Nuestra embajada se enorgullece de trabajar hombro a hombro con Panamá en estos tiempos difíciles, mientras seguimos fortaleciendo nuestros lazos de amistad y celebrando los valores democráticos que tenemos en común.

Tomemos un momento el día de hoy para celebrar los valores que unen a nuestros países.

Feliz Día de la Independencia.

Philip Laidlaw
Jefe de misión interino