Informe Internacional de Libertad de Culto en Panamá 2017

Resumen Ejecutivo

La constitución, las leyes y los decretos ejecutivos establecen la libertad de religión y de culto, y prohíben la discriminación basada en la religión.  La constitución reconoce el catolicismo como la religión de la mayoría de los ciudadanos, pero no es la religión oficial del estado.  La ley continuó requiriendo que las mujeres musulmanas, las monjas católicas y los rastafari se retiraran las prendas que cubrieran la cabeza para mostrar sus oídos en las fotos que tomaban los funcionarios de migración, pero las autoridades del registro civil y de aduanas aceptaron tomar las fotos y realizar los cacheos personales en privado.  De acuerdo a un líder comunitario musulmán, la comunidad no recibió quejas en relación a estos procedimientos.  Las escuelas públicas continuaron enseñando el catolicismo, pero los padres tienen la opción de eximir a sus hijos de las clases religiosas.  Algunos grupos no católicos continuaron indicando que el gobierno distribuía los subsidios con preferencia hacia pequeñas escuelas privadas administradas por católicos para cubrir salarios y gastos operativos.

El Comité Ecuménico de Panamá, una organización interreligiosa que agrupa a una amplia gama de grupos religiosos, expandió su membrecía mientras continuaba siendo un mecanismo de coordinación para actividades interreligiosas y promoviendo el respeto y la apreciación mutua entre los varios grupos religiosos.  Varios grupos religiosos organizaron eventos interreligiosos, incluyendo un iftar honrando a los líderes de un centro cultural islámico organizado por la comunidad judía; un campamento juvenil diurno interreligioso organizado por la comunidad árabe-musulmana; un evento juvenil católico-judío; y un evento interreligioso para celebrar el Día Mundial de la Oración por el Cuidado de la Creación.  El 10 de septiembre los miembros del Comité Ecuménico anunciaron que el comité albergaría a jóvenes durante la Jornada Mundial de la Juventud en 2019, incluyendo hospedaje para viajeros católicos en hogares musulmanes, bahais, judíos y de religiones cristianas no católicas.

Representantes de la embajada se reunieron varias veces con funcionarios del gobierno y cuestionaron la imparcialidad de los subsidios educativos para escuelas religiosas y la necesidad de igualdad para todos los grupos religiosos contemplada en la ley.  El Embajador y otros representantes de la embajada se reunieron frecuentemente con líderes católicos, judíos, musulmanes, rastafaris, bahais, episcopales, luteranos y protestantes evangélicos para conversar sobre el trato del gobierno a los miembros de los grupos religiosos y las iniciativas interreligiosas para promover la tolerancia y el respeto a la diversidad religiosa y las percepciones de la sociedad, y el trato que reciben los miembros de los grupos religiosos.

Sección I.  Demografía Religiosa
El gobierno de Estados Unidos estima que la población total es 3,8 millones (estimación de julio 2017).  El Ministerio de Salud estima que 69.7 por ciento de la población es católica y 18 por ciento protestante evangélica.  El obispo episcopal y el metodista declaran que sus comunidades tienen 11 000 y 1500 miembros respectivamente, y la iglesia luterana indica que hay 1000 luteranos.  Grupos religiosos más pequeños, que se encuentran principalmente en la ciudad de Panamá u otras áreas urbanas más grandes, incluyen a los Adventistas del Séptimo Día, los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones), los Testigos de Jehová, hindúes, budistas, bahais, pentecostales y rastafaris.  Los bautistas y los metodistas obtienen su membrecía mayormente de la población afroantillana y las comunidades de expatriados.

Los líderes de las comunidades judías estimaron que su comunidad suma aproximadamente 15 000 miembros, ubicados principalmente en la ciudad de Panamá.  La comunidad musulmana, compuesta principalmente de individuos de origen árabe y paquistaní, cuenta con aproximadamente 14 000 miembros y se ubica principalmente en la ciudad de Panamá, la ciudad de Colón y en Penonomé, en la provincia de Coclé, incluye congregaciones menores en David, en la provincia de Chiriquí y Santiago, en la provincia de Veraguas.  Hay aproximadamente 850 rastafaris y la mayoría viven en la ciudad de Colón y La Chorrera, en Panamá Oeste.  Los grupos religiosos indígenas incluyen Ibeorgun (que prevalece entre los Guna), Mama Tata y Mama Chi (que prevalece entre los Ngöbe Bugle) y Embera (que prevalece entre los Embera) y se encuentran en sus respectivas comunidades indígenas ubicadas alrededor del país.

Sección II.  Estado del Respeto del Gobierno hacia la Libertad de Culto

Marco Legal
La constitución prohíbe la discriminación con base en las prácticas religiosas y establece la libertad de religión y culto, siempre que se respeten “la moral cristiana y el orden público”.  También reconoce el catolicismo como la religión de la mayoría de los ciudadanos, pero no la designa como la religión oficial del estado.  Limita las posiciones públicas que pueden ejercer los líderes religiosos y miembros de órdenes religiosas a aquellas relacionadas a la asistencia social, la educación y la investigación científica.  Prohíbe la formación de partidos políticos con base en una religión.  La constitución prohíbe la discriminación hacia los servidores públicos basada en sus prácticas o creencias religiosas. 

La constitución les otorga a las asociaciones religiosas estatus legal de forma que puedan manejar y administrar sus bienes dentro de los límites señalados por la ley.  Si un grupo opta por no registrarse no podrá solicitar ni subvenciones ni subsidios.  Para registrarse, el grupo debe presentar al Ministerio de Gobierno un poder, su acta constitutiva, el nombre de los miembros de la junta directiva (si aplicase), la copia de los estatutos internos (si aplicase) y pagar cuatro balboas (B/.4) para procesar el registro.  Una vez el Ministerio de Gobierno aprueba el registro, la asociación religiosa debe registrar la resolución del Ministerio de Gobierno en el Registro Público.  Para recibir autorización para importaciones libres de aranceles, las asociaciones religiosas registradas deben presentar solicitud ante la Dirección General de Ingresos del Ministerio de Economía y Finanzas.  Mediante aprobación de la Comisión de Presupuesto de la Asamblea Nacional y el gabinete, el gobierno puede donar propiedades gubernamentales a asociaciones religiosas registradas.  La ley establece que el ingreso proveniente de actividades religiosas está exento de impuestos siempre y cuando se reciba a través de actividades tales como servicios eclesiásticos y funerarios, y eventos de caridad.

La constitución requiere que las escuelas públicas impartan enseñanzas católicas.  Los padres tienen el derecho de eximir a sus hijos de la enseñanza religiosa.  La constitución también permite que se establezcan escuelas privadas religiosas.  Es ilegal determinar el registro de un estudiante en una escuela privada con base en la religión.  Se permite que los estudiantes de una fe diferente a la de su institución educativa practiquen su religión libremente.

La ley de migración otorga a los trabajadores religiosos extranjeros visas temporales como trabajador misionero que deben ser renovadas cada dos años hasta seis años en total.  Los sacerdotes y las monjas católicas y cristianas ortodoxas están exentos del requisito de renovación y se les emite una visa de seis años.  El clero y otros trabajadores religiosos protestantes, judíos, y musulmanes también son elegibles para la visa especial automática de seis años, pero deben presentar documentos adicionales junto con sus solicitudes.  Esta discrepancia se debe a un artículo en la constitución que permite que todas las religiones ejerzan sus creencias libremente, sin límites salvo el “respeto a la moral cristiana”.  Estos requisitos adicionales incluyen una copia de los estatutos de la organización, el certificado de registro emitido por el Ministerio de Gobierno y una carta del líder de la organización en el país certificando que el trabajador religioso estará empleado en su lugar de culto.  Los honorarios por la solicitud son 250 balboas (B/.250) para todas las denominaciones religiosas.

El país es signatario del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Prácticas del Gobierno
El gobierno no consideró a los rastafari una organización religiosa ya que la comunidad eligió no registrarse como una religión.  En vez, el Ministerio de Gobierno emitió a la Alianza Rastafari de Panamá un permiso para operar como una organización no gubernamental.  De acuerdo a un líder Rastafari el grupo continuó operando conforme a este permiso sin dificultades.

El gobierno continuó dependiendo principalmente del clero católico para realizar las invocaciones religiosas en eventos gubernamentales.  Muchas celebraciones oficiales incluyeron la participación de los funcionarios de más alto nivel en misas católicas.  Musulmanes y judíos continuaron ocupando posiciones de alto nivel en el gobierno.

La ley continuaba requiriendo que las mujeres musulmanas, las monjas católicas y los rastafari, se quitaran las prendas que cubrieran la cabeza para mostrar sus oídos en las fotos tomadas por oficiales de migración al llegar al país.  Sin embargo, las autoridades del Registro Civil y de Aduanas continuaron aceptando tomar las fotos, y realizar los cacheos en privado si los rastafari, los musulmanes u otros individuos que usaran vestimenta religiosa lo solicitaban.  De acuerdo a un líder comunitario musulmán, la comunidad no recibió quejas en relación a estos procedimientos.

Las escuelas católicas continuaron representando la mayoría de la educación religiosa; las escuelas no católicas también recibieron igual consideración para los subsidios gubernamentales.  El Ministerio de Educación informó que conforme a un decreto que ordena “la distribución justa y equitativa de fondos a las escuelas”, había otorgado subsidios gubernamentales desde 5000 a 50 000 balboas (B/.5000 a B/.50 000) a escuelas privadas pequeñas tanto religiosas como laicas, incluyendo una escuela católica y una escuela evangélica protestante.   El Ministerio de Educación también le brindó un subsidio de 367 000 balboas (B/.367 000) a una escuela anglicana para cubrir la planilla anual de maestros y personal administrativo de la escuela.  Se reportó que otra escuela evangélica protestante no recibió un subsidio ya que no había abierto la cuenta bancaria requerida.

El gobierno suministró 90 000 balboas (B/.90 000) para programas sociales realizados por la escuela católica Colegio Javier.  En febrero la Comisión de Presupuesto de la Asamblea Nacional aprobó la solicitud del gobierno para fondos adicionales para reconstruir varias instalaciones católicas en la provincia de Herrera.  En mayo el gobierno asignó 210 359 balboas (B/.210 359) para construir una nueva iglesia católica en Valle Rico, Las Tablas.  Los fondos fueros asignados del presupuesto de la Dirección de Asistencia Social, una oficina dentro del Ministerio de la Presidencia.

En enero la Asamblea Nacional organizó una ceremonia para celebrar el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto siendo el Embajador de Israel el orador invitado.  Al evento asistieron representantes del gobierno e incluyó oraciones por los rabinos de las tres congregaciones judío-panameñas.  Tanto la sobreviviente del holocausto Gerta Stern como el Arzobispo católico de Panamá asistieron.

Durante el año el gobierno coordinó de cerca con la iglesia católica en las preparaciones para la Jornada Mundial de la Juventud, para la cual el país es anfitrión en enero 2019.  Algunos comentadores en los medios sociales criticaron el uso de fondos públicos para el evento religioso, el cual es copatrocinado por el Papa Francisco y el Patriarca Bartolomé de la iglesia ortodoxa griega.  En agosto la Secretaría Técnica del Gabinete Social del gobierno organizó una reunión para los miembros del Comité Ecuménico donde ofreció una sesión informativa privada sobre los programas gubernamentales y los logros relacionados a la promoción del respeto a la diversidad religiosa y la tolerancia.

Sección III. Estado del Respeto de la Sociedad hacia la Libertad de Culto
El Comité Ecuménico de Panamá, un comité interreligioso compuesto de representantes de la iglesia católica, episcopal, ortodoxa griega, ortodoxa rusa, metodista, evangélica protestante y luterana, el Ejército de Salvación, la congregación islámica de Colón, la fe Bahai y la congregación judía Kol Shearith, continuó reuniéndose varias veces durante el año.  Realizó varios eventos públicos en conjunto con grupos religiosos, incluyendo una celebración por la clasificación del país a la Copa Mundial, durante la cual enfatizaron la importancia de la tolerancia y el respeto por la diversidad religiosa.  El Comité brindó un mecanismo de coordinación para las actividades interreligiosas y promovió el respeto y la apreciación mutua entre los varios grupos religiosos. 

Del 9 al 12 de mayo, el gobierno organizó el Quinto Foro Internacional por la Red Global de Religiones a favor de la Niñez.  La organización indicó que escogió el país como el primer país latinoamericano anfitrión del evento debido a los ocho años de exitoso activismo por el Comité Ecuménico.  Tanto el Presidente Juan Carlos Varela como la Primera Dama Lorena Castillo de Varela fueron oradores invitados en diversos eventos organizados por el foro.

En junio miembros del Congreso Nacional Hebreo (la congregación Kol Shearith) organizaron el primer iftar en la ciudad de Panamá para honrar a los líderes del Centro Cultural Islámico de Colón.  Los miembros del clero, el Jeque Mohamed El Sayyed y el Rabino Gustavo Kraselnik también participaron.  Antes de la cena los representantes de la comunidad árabe de Colón tuvieron espacio para sus oraciones en la sinagoga.

En mayo la Escuela Árabe de Colón organizó un campamento diurno para jóvenes de todas las denominaciones y en junio jóvenes de la comunidad católica evangélica San Lucas se unieron a jóvenes de la congregación Kol Shearith en una caminata fraternal judío-católica.

El 1º de septiembre miembros de la congregación judía Kol Shearith, junto con las comunidades episcopal, católica y ortodoxa griega viajaron a la provincia de Coclé para realizar un evento interreligioso celebrando el Día Mundial de la Oración por el Cuidado de la Creación, una iniciativa conjunta del Papa Francisco y el Patriarca Bartolomé de la iglesia ortodoxa griega.  Al evento asistieron representantes del gobierno regional del Ministerio del Ambiente, la Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá y representantes de la oficina del alcalde de Penonomé.

El 10 de septiembre miembros del Comité Ecuménico anunciaron que el instituto hospedaría a jóvenes durante la Jornada Mundial de la Juventud en 2019.  El grupo declaró que promovería el respeto y la cooperación interreligiosa al hospedar a viajeros católicos en hogares de musulmanes, bahais, judíos y cristianos no católicos.

Sección IV. Políticas y participación del Gobierno de Estados Unidos
Representantes de la embajada se reunieron con el Ministerio de Educación y la Defensoría del Pueblo para conversar sobre las políticas gubernamentales relacionadas al trato igualitario para todos los grupos religiosos e individuos, incluyendo aquellos que pertenecen a minorías religiosas y para indagar sobre cualquier queja por discriminación con base en la religión presentada al gobierno y que aún estuviese pendiente, tal como por la equidad de los subsidios educativos para las escuelas religiosas.

El Embajador y otros representantes de la embajada se reunieron con líderes religiosos, miembros de grupos religiosos, y organizaciones comunitarias para conversar sobre temas relacionados a la libertad de culto, incluyendo las percepciones de la sociedad y el trato que reciben los miembros de los grupos religiosos.   El Embajador y representantes de la embajada se reunieron en varias ocasiones con los líderes principales de los grupos religiosos más grandes en el país, incluyendo al sacerdote católico Manuel A. Díaz, un representantes católico en el Comité Ecuménico; el presidente de la congregación judía Kol Shearith Moisés Abadi y el rabino de la congregación Gustavo Kraselnik; el obispo episcopal Julio Murray; el líder islámico colonense Luis Ibrahim; el pastor evangélico protestante Edwin Álvarez, líder de la comunidad evangélica más grande en el país;  el presidente del Consejo Nacional Hebreo Nessim Bassan, el cual reúne a las asociaciones de la congregación judía Sheveth Ahim; el rabino de la congregación judía Beth El Aaron Laine; y Gilberto Toro de la comunidad rastafari.  En mayo el Embajador invitó a 15 líderes religiosos a una mesa redonda para conversar sobre la libertad de culto, y habló sobre la importancia de la libertad de culto y de la tolerancia.  En noviembre el Embajador y otros representantes de la Embajada asistieron a una cena de Sabbat organizada por el rabino de la congregación Beth El Aaron Laine y los miembros de su comunidad donde se conversó sobre la libertad de culto y otros valores en común.