Discurso sobre la firma de convenio para el fortalecimiento de la inversión energética

David Malpass

Subsecretario de asuntos internacionales del Departamento del Tesoro de Estados Unidos

Firma del Memorándum de Entendimiento para el fortalecimiento de la inversión en infraestructura y cooperación energética
entre Estados Unidos y Panamá

Panamá, agosto 17, 2018.- Es un honor estar aquí el día de hoy junto al Secretario Nacional de Energía, Dr. Víctor Urrutia, y a mi colega del Departamento de Energía de EE.UU., Secretario Asistente Steve Winberg, para conmemorar y formalizar el comienzo de nuestro trabajo conjunto bajo el marco de este ‘Memorándum de entendimiento para el fortalecimiento de la inversión en infraestructura y cooperación energética entre Estados Unidos y Panamá’.

Es un gran día para Estados Unidos y Panamá, dos países bendecidos con costas en ambos océanos. La firma del acuerdo del día de hoy supone la entrada en vigor de la iniciativa de EE.UU. llamada ‘América Crece’, la cual supone un brillante rayo de sol que ilumina el continente americano. Este innovador programa está diseñado para seguir desencadenando una mejor relación precio-calidad en el mercado de energía, así como catalizar las inversiones del sector privado en Estados Unidos y otros lugares para que la región alcance sus metas de energía e infraestructura. La inversión privada es clave para desarrollar sistemas de energía sólidos y de alto rendimiento. El proyecto de AES Colón es muestra de que Panamá se dirige con pasos firmes hacia un camino guiado por el comercio.

Panamá se ha beneficiado grandemente de inversiones en proyectos de infraestructura de impacto global, incluyendo la recién inaugurada planta de gas natural licuado de AES en Colón, por no mencionar la ampliación del Canal de Panamá, que es el proyecto de infraestructura de mayor relevancia en el continente americano. Con Panamá como nuestro primer socio formal de la iniciativa ‘América Crece’, la firma de este acuerdo se presenta como una afirmación de la cooperación entre nuestros países y de fortalecimiento de nuestra amistad.

El memorándum de entendimiento es la base de una robusta serie de iniciativas diseñadas conjuntamente por los gobiernos de Panamá y Estados Unidos, las cuales son el resultado de extensas discusiones a lo largo del año. Me gustaría agradecer a todos los que han contribuido a dicho esfuerzo y a quienes han dedicado tiempo y esfuerzo para traernos a donde estamos.

Ahora empieza el trabajo concreto para alcanzar la agenda de esta iniciativa: catalizar inversiones de capital privado a través de la cadena de valor energética, desde la extracción del combustible, pasando por la generación, la transmisión, la distribución de la energía, hasta el consumo de la misma.

Específicamente, movilizaremos a los expertos dentro de nuestros respectivos gobiernos para alcanzar iniciativas de energía que incluyen:

  • Primero, seguir diversificando las fuentes de energía de Panamá para apuntalar el crecimiento económico del país;
  • Segundo, ampliar el papel de Panamá como ‘hub’ de gas natural licuado para Centroamérica y el Caribe;
  • Tercero, integrar el gas natural como fuente de energía procesada, para alcanzar las metas ambientales de Panamá y hacer su economía más competitiva;
  • Cuarto, acelerar la adopción de tecnologías innovadoras para la generación de energía en Panamá. Esto incluye energías renovables, matrices de energía micro y mini, así como sistemas de almacenamiento, los cuales lograrán la integración de fuentes de energía e impulsarán inversiones en áreas rurales y en infraestructuras claves, para así aumentar la resiliencia de la energía en Panamá;
  • Quinto, brindar mayor acceso a la matriz energética;
  • Sexto, llevar electricidad a poblaciones desfavorecidas en áreas rurales; y
  • Finalmente, aumentar la confiabilidad, resiliencia y eficiencia de los sistemas nacionales de energía.

Además, fortaleceremos los procesos de licitación para el desarrollo energético para alinearlos a las mejores prácticas internacionales, con énfasis en brindar mayor seguridad para asegurar la conclusión de proyectos y que los mismos ofrezcan la mejor relación precio-calidad para Panamá.

Panamá ha sido por mucho tiempo, y continúa siendo, un líder en apertura de mercado para inversiones productivas. Los resultados de ello son claros: Panamá ha alcanzado un enorme crecimiento económico, sacando a millones de personas de la pobreza. Para ver lo exitoso que ha sido Panamá tan sólo basta mirar sus rascacielos o el tráfico que atraviesa el Canal.

Con la firma de hoy, nos embarcamos en una nueva fase de cooperación entre Panamá y Estados Unidos en materia de inversión de infraestructura y energía. Deseamos que esta cooperación haga que el sol naciente que ilumina la relación de nuestros países alcance mayores alturas y brille con mayor intensidad para beneficio perdurable de Panamá y sus vecinos.