Discurso de la consejera económica de la Embajada de EE.UU. en el Día Nacional para la Prevención del Blanqueo de Capitales

La consejera económica de la Embajada de EE.UU., Isabel Rioja-Scott

Isabel Rioja-Scott

Consejera económica de la Embajada de Estados Unidos

Palabras de clausura de la conferencia ‘Uso de la Información Financiera en las Investigaciones de Blanqueo de Capitales’

Panamá, 29 de octubre de 2018. Es para mí un placer poder celebrar junto a ustedes el Día Nacional para la Prevención del Blanqueo de Capitales.
Como embajada, un eje central de nuestra misión en Panamá es trabajar juntos para mejorar las instituciones democráticas. Fomentar el estado de derecho es una meta compartida, y en base a esto, sostenemos una muy estrecha colaboración.
No les tengo que decir lo importante que es su trabajo. El blanqueo de capitales facilita los peores crímenes de este mundo, desde el tráfico de drogas hasta al terrorismo. Le da oxígeno a la corrupción y retrasa el desarrollo.
La lucha contra el financiamiento ilícito es noble, es necesaria y es importante.
Y sé que estoy ante un público que entiende justamente eso, que la lucha contra el blanqueo es necesaria, y que se puede tener un sector bancario dinámico a la vez.
Ser un hub o centro financiero para la región es una gran oportunidad para Panamá, pero también una que viene con mucha responsabilidad.
Cualquier centro de vanguardia debe de contar con sectores financieros y no financieros robustos, transparentes y preparados para combatir actividades ilícitas, porque las compañías tienen muchas opciones en donde invertir.
Se necesita flexibilidad para lidiar con los cambios constantes que nos confrontan hoy. ¿Cómo se manejará el abuso de criptomonedas? ¿O el blanqueo de capitales en zona franca? ¿O la nueva complejidad de nuestro mundo?
Son desafíos importantes que cualquier centro financiero tiene y tendrá, ya que los delincuentes también avanzan a un ritmo rápido.
Al hablar con ustedes esta mañana me gustaría resaltar algo: Los Estados Unidos está con Panamá.
Somos amigos cercanos, lo hemos sido por muchos años, socios en el presente y en el futuro.
Porque ningún país puede luchar solo contra el financiamiento ilícito, hace falta colaborar. Hace falta compartir información y compartir conocimientos.
Hemos trabajado de la mano ya en muchas áreas, con cada institución del Estado que nos lo ha solicitado. Hemos realizado un sinnúmero de talleres en temas y actividades específicas donde ni siquiera antes existía legislación. Por ejemplo, el tema de las remesas. Hace poco, trajimos a expertos del Servicio de Investigación de Fraudes del Sistema de Aduanas Británico. Ellos compartieron mejores prácticas para adecuarlas a la legislación panameña.
Hemos traído un sinfín de expositores. Solo en este último año, por ejemplo, hemos traído a expertos para disertar en el Congreso Hemisférico; también en la Cámara de Comercio de Colón con el tema de lavado de dinero basado en comercio. Hemos coordinado programas de actualización para diferentes entidades; y hasta hemos entregado equipo y herramientas tecnológicas gracias a los fondos de casos exitosos como el de Speed Joyeros.
Hemos facilitado reuniones entre nuestro Departamento del Tesoro y el Ministerio de Economía y Finanzas. Promovimos la participación de personal de la Unidad de Análisis Financiero en una capacitación de inteligencia financiera en Estados Unidos. Capacitamos a ACAMS para los sujetos no financieros de la Intendencia, y organizamos un taller sobre criptomonedas con el Internal Revenue Service y el FinCEN, con consultores de Estados Unidos.
Hemos brindado capacitación al personal en la DIJ, el Órgano Judicial y el Ministerio Publico en temas de investigaciones y de inteligencia.
La lista sigue. Y lo grato es que sé que muchos en el público se beneficiaron de estos eventos y también nos ayudaron a organizarlos.
Nos complace mucho saber que Panamá se comprometió a fortalecer el sistema financiero en su Estrategia Nacional de Riesgo.
Se comprometió a establecer la evasión fiscal como delito precedente al blanqueo de capitales, y a mejorar los mecanismos de control en las zonas francas; a hacer mejoras en el sector de bienes y raíces y en el sector construcción, entre otras metas.
Son buenos pasos.
Es importante que cualquier centro financiero mundial mantenga la confianza de quien invierte, que tenga las reglas del juego correctas, el marco legal a la altura, y que las aplique cuando sea necesario, y que se haga justicia cuando estas reglas se rompen. Esto es importante de resaltar.
Hay muchas entidades no presentes hoy que tienen esa responsabilidad. Y sé que aquí hay varios funcionarios, jefes, técnicos, supervisores que hacen su parte por avanzar a Panamá.
Qué oportunidad para su país poner estos planes en acción, hacer realidad todos estos esfuerzos.
De nuevo, fue un placer estar con ustedes hoy y poder mostrar lo que viene de nuestro trabajo en conjunto.
Tengo ilusión de continuar viendo el progreso de Panamá.
Muchas gracias.