Declaración sobre la muerte de Catherine Johannet

La trágica muerte de Catherine Johannet en Bocas del Toro, Panamá, ha devastado a familiares y amigos y conmocionado al pueblo panameño. En nombre de la Embajada de los Estados Unidos, reitero el gran pesar que todos sentimos por la muerte sin sentido de una joven y talentosa mujer.

La cooperación y la compasión genuina demostrada por el Presidente Varela, los investigadores policiales y otros servidores públicos panameños sirvió para aminorar el dolor de la familia, agilizando el traslado de los restos de la joven a los Estados Unidos, donde su familia puede sentir su dolor en privado.

Queremos reafirmar que los informes mediáticos que indican que el FBI ha establecido un vínculo entre las causas de muerte de la señorita Johannet y de las holandesas Kris Kremers y Lisanne Froon, estas últimas ocurridas en abril del 2014, son falsas y carecen de fundamento.

Tanto los oficiales consulares y los de las instituciones policiales estadounidenses acreditadas en esta misión diplomática, como mi persona, hemos estado en constante contacto y coordinación con los principales investigadores panameños del caso Johannet. Hemos ofrecido asistencia para apoyar la investigación panameña. La colaboración continúa con el mejor espíritu de cooperación bilateral.

Estamos muy agradecidos con el presidente Varela, el ministro de Seguridad Pública, el jefe de la Policía Nacional, y la Procuradora General de la Nación por su liderazgo para garantizar una investigación exhaustiva y rápida que asegure que el o los culpables respondan frente a la justicia.

Los informes engañosos y sin fundamento sobre esta investigación son una táctica cruel que causan aún más dolor a la familia Johannet y engañan al público panameño y estadounidense.